La luz nocturna incrementa el riesgo de cáncer de pecho

Traducción de Mónica Gómez Santos

Alteraciones en los biorritmos de una persona, como estar expuesto a luz artificial o permanecer despierto durante periodos largos durante la noche, incrementa el riesgo de cáncer de pecho, según un estudio del Instituto Nacional Americano Contra el Cáncer y el Instituto de Ciencia Medioambiental de la Salud.

Los investigadores usaron ratones a los que se les había implantado células humanas de cáncer de pecho, e inyectado muestras de sangre de mujeres. Las muestras de sangre se tomaron durante el día, por la mañana y por la noche después de exposición a la luz artificial.

Mientras que la sangre que se tomó por la noche reducía el crecimiento del tumor en un 80 por ciento, la sangre extraída después de la exposición a la luz artificial incrementaba el riesgo de cáncer.

Estos descubrimientos representan la primera prueba de que la luz constituye un factor de riesgo para el cáncer. Se cree que actúa inhibiendo los niveles de la hormona melatonina, segregada por la glándula pineal durante la noche, encargada de regular los ciclos circadianos de la persona.

Extraído del Artículo Cancer Causes & Control May 2006
EarthTimes.org June 19, 2006


Comentario del Dr. Mercola.

La hormona melatonina, sintetizada a partir del aminoácido triptofán, procesa la luz recibida por el cuerpo. Es uno de los antioxidantes más poderosos que se conocen al traspasar las membranas celulares y la barrera sanguínea. También juega un papel importante en la prevención de numerosos cánceres, incluyendo el cáncer de pecho y próstata.

Mucha gente, cuyo entendimiento de la medicina natural es solamente superficial, correrán al herbolario a aprovisionarse de melatonina para beneficiarse de sus propiedades anticancerígenas.

Aunque la melatonina parece segura incluso en cantidades elevadas, existe una alta probabilidad de que si la tomas por medios artificiales, como, por ejemplo, en un píldora, no obtengas los mismos beneficios que si tu cuerpo la hace de forma natural.

La melatonina es también conocida como la hormona de la oscuridad y el cuerpo sólo la produce después de una exposición a luz brillante durante el día y completa oscuridad durante la noche.

Como este estudio demuestra, incluso la exposición a pequeñas cantidades de luz durante la noche es suficiente para suprimir la producción de esta poderosa hormona en el organismo.

Es un cambio muy fácil de realizar en tu vida. Lo único que tienes que hacer es comprometerte a no encender nunca la luz mientras duermes, o si te levantas al baño. Incluso la más mínima cantidad de luz suprime la producción de melatonina.

En las zonas urbanas la luz de las farolas brilla a través de la ventana de la habitación, por lo que es necesario bloquear completamente la entrada de la luz con persianas o cortinas opacas, o el cuerpo no producirá la melatonina suficiente para reducir el riesgo de cáncer.

Sólo hace unos 100 años que tenemos la tecnología que nos permite crear luz artificial. Nuestros cuerpos nunca fueron diseñados para que se les expusiera regularmente a la luz durante la noche, y si se viola este diseño se corre el riesgo de provocar desarreglos fisiológicos que conducirán a una muerte prematura.

Si quieres leer un fascinante libro te recomiendo encarecidamente la lectura de Light's Out , que profundiza en el tema de la luz nocturna.


Link al texto original en inglés


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir