¡Comer pescado puede causar diabetes!pescado

Traducción de Mónica Gómez Santos

Existe evidencia que los contaminantes que se encuentran en el pescado pueden ser causa de diabetes de tipo 2.

Investigadores coreanos han encontrado evidencias de que las personas que consumen pescado que contiene niveles altos de pesticidas orgánicos persistentes (POPs) presentan una tendencia mayor a desarrollar resistencia a la insulina, situación que precede a la aparición de diabetes.

Los POPs son sustancias químicas sintéticas que se acumulan en el tejido graso de los animales.

Muchos tipos de POPs se han prohibido en los países desarrollados, pero permanecen en la cadena alimenticia. Sólo el pescado tiene tendencia a acumular dichos químicos solubles en grasa.

Esta puede ser la razón de que los obesos tengan mayor propensión a la diabetes –más grasa en el cuerpo puede resultar en niveles altos de POPs. Pacientes obesos con niveles bajos de POP tienen una incidencia menor de diabetes que los que tienen niveles más altos.

Extraído del Artículo de la revista New Scientist Abril 2007
Diabetes Care Marzo 2007


Comentario del Dr. Mercola.

¿Quién podría haber pensado que el pescado causara cáncer y diabetes? Bueno, pues eso es exactamente lo que sucede cuando contaminamos el océano al quemar carbón para generar electricidad, lo que vierte 40 toneladas de mercurio en el océano CADA AÑO.

La contaminación por mercurio del agua contamina a su vez a los peces, convirtiendo un alimento que prevenía y curaba el cáncer y la diabetes, en uno que provoca estas mismas enfermedades. Increíble, cuando se piensa sobre ello.

La exposición al mercurio no es el único problema “invisible” al que nos exponemos al comer pescado. Seis tipos diferentes de POPs, entre ellos DDT y PCBs se han analizado en este estudio. Los POP pueden dañar su salud especialmente en las etapas iniciales de la diabetes.

En un mundo perfecto, el pescado sería un alimento perfecto, porque contiene los vitales ácidos grasos Omega-3, entre otros nutrientes. Pero debido a todos los contaminantes que se encuentran en el agua no puedo recomendarle el pescado en su dieta, a no ser que tenga resultados de laboratorio que atesten su pureza.

Su opción más segura es la de tomar diariamente aceite de Krill o aceite de pescado para abastecerse de Omega-3. Existen innumerables estudios que muestran que los ácidos grasos esenciales Omega-3:

Contrarrestan o previenen arritmias cardiacas

Previenen trombosis (coágulos sanguíneos en los vasos sanguíneos)

Previenen la formación de depósitos de grasa y fibrosis en la capa interna de las arterias

Contrarrestan los procesos inflamatorios (calor, dolor, hinchazón…)

Disminuyen la presión sanguínea

Disminuyen la concentración de triglicéridos

Por tanto, incluso si actúa con sensatez y evita el pescado, debería incluir estos nutrientes vitales en su dieta.


Link al texto original en inglés


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir