Ya es hora de que averigües tu Tipo Metabólico

por Mónica Gómez, nutricionista

sabes cúal es tu tipo metabólico? La esencia misma de la naturaleza es la diversidad. La naturaleza no produce dos creaciones iguales, como tampoco hay dos personas idénticas. Y por ignorar un hecho tan evidente la salud nos está pasando factura . Porque si cada persona es distinta es obvio que la dieta adecuada para una persona no tiene porque ser la adecuada para otra.
Siempre que se pone de moda una nueva dieta milagrosa algunos "afortunados" consiguen adelgazar con ella y, sin embargo, a otras les engorda, agota o incluso les enferma (sirva yo de ejemplo que acabé con anemia gracias a la famosa dieta Montignac). Como nutricionista esta aparente paradoja no dejaba de obsesionarme, y después de años de ensayo y error testando toda clase de dietas en busca de la ‘dieta ideal’ tuve la gran suerte de descubrir la Dieta del Tipo Metabólico, basada en la herencia genética codificada en los genes de cada persona.
Con la Dieta Metabólica he obtenido resultados asombrosos con mis pacientes, que se han recuperado “milagrosamente” de numerosas enfermedades crónicas sin ningún tipo de medicinas, con solo p al cuerpo el tipo de ‘combustible’ que necesita para funcionar de forma óptima. A nadie le sorprende que si llenamos con diesel el depósito de un coche de gasolina, o uno de diesel con gasolina, deje de funcionar. Sin embargo, cuando se trata de nuestro cuerpo pensamos que cualquier alimento vale con tal de que sirva para saciar el hambre.

Aunque en España esta dieta no es todavía muy conocida, muchos médicos de prestigio, nutricionistas y terapeutas en todo el mundo están entusiasmados con ella por las mismas razones que yo.

El test a base de preguntas para determinar el Tipo Metabólico es el resultado de 30 años de investigación de William Wolcott, el cual ha conseguido integrar en un único test los trabajos de todos sus predecesores en la materia.

Aunque el término Medicina Nutricional haya sido acuñado recientemente, el concepto viene de antiguo, por lo menos del siglo V a.C. con la recomendación de Hipócrates, el padre de la medicina moderna: “que tu alimento sea tu única medicina, que tu única medicina sea tu alimento”. Sin embargo, Hipócrates ignoró la máxima griega inscrita en el Templo de Apolo "Conócete a ti mismo", condición necesaria para descubrir los alimentos que te benefician y los que te perjudican.

No me parece acertado el nombre de Dieta del Tipo Metabólico al asociarse automáticamente la palabra dieta a dietas adelgazantes de una duración determinada. Sin embargo, la dieta metabólica va mucho más alla de las dietas. Es un cambio de alimentación. Y aunque es para toda la vida no supone ningún esfuerzo. Pero te estarás preguntando ¿no se supone que hay que sacrificarse para estar sano y esbelto? Pues no, porque cuando te nutres con los alimentos más adecuados para tu tipo genético te sientes satisfecho, rebosante de energía y de optimismo. Y si un día te sales de madre como notas la diferencia no te cuesta ningún trabajo volver a encarrilarte.

La dieta del tipo metabólico es una novedosa forma de nutrirse, totalmente personalizada, sin restricciones calóricas y sin pasar hambre. El cuerpo, como la naturaleza, es sabio. Nos habla constantemente y lo más sensato es escucharlo. Las señales son altas y claras. Quedarse con hambre después de comer –o al cabo de 2 ó 3 horas- es claro indicio de que no le has dado al organismo lo que necesita, al igual que si tienes pesadez de estómago, cansancio o te apetece una siesta...

Adelgazar es un efecto secundario de una dieta óptima. Buscarlo como un fin en sí mismo a cualquier precio puede con el tiempo acarrearnos disgustos.
Un cuerpo equilibrado tiende de forma natural a su peso ideal. La gordura es simplemente un efecto, no la raíz del problema que es un metabolismo ineficiente. De forma similar a los medicamentos, las dietas adelgazantes se centran en el efecto no la causa, con lo que al cabo de poco tiempo se vuelve a engordar inexorablemente.

Ahora que ya te has hecho una idea clara de los cimientos de la dieta metabólica vayamos al grano. Existen tres tipos metabólicos básicos: tipo carbohidrato, tipo mixto y tipo proteico.
 
Tipos Metabólicos

El Tipo Carbohidrato necesita una dieta abundante en verduras, pero con poca grasa y pocas proteínas (preferir la parte más magra de la carne, como la pechuga del pollo). Adicionalmente pueden añadir a su dieta una cantidad razonable de cereales y fruta.
Es recomendable que los tipos carbohidrato restrinjan su ingesta de sal

El Tipo Mixto se sitúa en un término medio entre el tipo carbohidrato y el proteico en cuanto a sus necesidades nutricionales. Su dieta debe componerse aproximadamente de la misma cantidad de carbohidratos que de proteínas. Puede comer tanto los alimentos recomendados para el tipo carbohidrato como los del tipo proteico.

Los Tipos Proteicos, no sólo tienen que limitar su ingesta de verdura, sino que deben restringirse a las siguientes verduras de bajo contenido en carbohidratos: espinacas, apio, espárragos, coliflor, judías verdes y aguacates. Justamente las verduras que deben evitar los tipos carbohidrato.
Los cereales, dado su alto contenido en azúcar -todos los carbohidratos se transforman en glucosa en el cuerpo-, son especialmente dañinos para el tipo proteico.
El tipo Proteico, al contrario, para mantenerse sano debe comer pocas verduras (carbohidratos) y una mayor cantidad proteínas y grasas: carnes y pescados grasos (proteína animal), como cordero o muslos de pollo, aguacate, frutos secos, aceite, etc.

Genéticamente, la mayoría de los hindúes de la India, que tradicionalmente han sido vegetarianos durante miles de años, son de tipo carbohidrato. En el otro extremo del espectro, se encuentran los esquimales, de tipo proteico, resultado de la adaptación genética a un entorno inhóspito donde no era posible cultivar verduras, y cuya supervivencia dependía tanto de la caza como de la grasa de los animales árticos necesaria para soportar las bajas temperaturas.
Si hindúes y esquimales intercambiaran su dieta ambos enfermarían.


Sugerencia de Menú para el Tipo Carbohidrato (en el orden indicado)

Desayuno
- Zumo de tomate y zanahoria
- Cereales hervidos
- Infusión de hierbas endulzada con miel

Almuerzo
- Ensalada de lechuga, tomate, cebolla y pepino aliñada con limón o vinagre y un poco de aceite
- Filete de pechuga a la plancha con patata hervida
- Fruta o zumo de frutas

Cena
- Berenjenas o calabacines al horno
- Queso bajo en materia grasa
- Huevos cocidos
- Fruta

Sugerencia de Menú para el Tipo Proteico (en el orden indicado)

Desayuno
- Huevos cocidos o fritos con jamón o salchichas
- Un par de ramitas de apio
- Infusión de hierbas sin endulzar o endulzada con Stevia

Almuerzo
- Cordero asado
- Coliflor al vapor
- Nueces o Coco

Cena
- Muslo de pollo
- Ensalada de espinacas con piñones o aguacate aliñada con aceite de oliva
- Queso rico en materia grasa, como el manchego



Sencillo Test para conocer tu tipo metabólico.



saber más sobre la Dieta Metabólica



                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir