Filtro de carbón recomendado por la Dra. Hulda Clark para filtrar el agua de toda la casa

       ¡ DISFRUTA DE AGUA FILTRADA EN TODA TU CASA !       
DrClark


La doctora Hulda Clark aconseja el filtro Fleck 5600, puesto que no desprende ningún tipo de toxinas, metales pesados o RADIOACTIVIDAD (polonio), al contrario que la mayoría de los cientos de filtros testados por la doctora a lo largo de los años. Sus últimos descubrimientos concluyeron que la causa principal del cáncer es la presencia de radioactividad en el agua que bebemos.

"La radioactividad es la causa de que los tumores sigan creciendo" La Cura y Prevención de Todos los Cánceres. Dra. Hulda Clark

Puedes leer más información en el último libro de la Dra. La Cura y Prevención de Todos los Cánceres publicado en el 2008

Hacer click sobre una foto para ampliarla.  
"Quizás pienses que la solución está en los filtros de carbón activado. Sin embargo, la mayoría se desinfectan con lejía durante su proceso de fabricación, por lo que están contaminados. Podrías pensar que un filtro de Osmosis Inversa es la solución, puesto que tiene una membrana que no deja pasar ninguna toxina. Sin embargo, la misma membrana que hace de filtro contiene lantánidos (tulio, itrio e iterbio), los metales pesados más nocivos que existen" La Prevención de Todos los Cánceres. Dra. Hulda Clark



A la dra. Clark tampoco le gustaban los filtros de OSMOSIS INVERSA porque al igual que ocurre con el agua destilada, al agua filtrada por osmosis inversa se le han eliminado la mayoría de los minerales que contenía. De hecho, el agua destilada se suele denominar "agua hambrienta" por su tendencia a atraer metales de las tuberías y a robar minerales del cuerpo.
Otro problema que presentan los filtros de Osmosis Inversa es que para producir un litro de agua filtrada consumen de 3 a 4 litros de agua, lo cual, además del gasto económico que supone, hace que los filtros de osmosis inversa no resulten ecológicos, al desperdiciar un bien tan preciado como el agua. Por otro lado, se suelen instalar debajo del fregadero con lo que no se dispone de agua purificada en todos los grifos de la casa.

El Filtro de agua Fleck 5600 es un filtro para toda la casa. Se conecta a la entrada general de agua de la casa o piso. Normalmente se instala en la cocina, tendedero, terraza o jardín, pudiéndose camuflar en un armario o caseta. Es imprescindible disponer de un enchufe cercano, ya que el reloj que controla el día y la hora en el que se realiza el backwash debe estar conectado a la red eléctrica de forma permanente. Sin embargo, el gasto eléctrico es despreciable, similar al consumo de un pequeño temporizador de cocina de los que se utilizan para controlar el tiempo de cocción de los alimentos.

No se recomienda la instalación del filtro Fleck 5600 si las tuberías de conducción de agua de la casa son de cobre o plomo, puesto que el agua se volvería a contaminar desde el filtro hasta los diferentes grifos de la casa. El cobre, o cualquier metal, se corroe en contacto con el agua, lo que hace que desprendan partículas metálicas al agua de consumo. Además el agua filtrada disuelve más cobre y plomo que el agua sin filtrar.
En España en los edificios de nueva construcción ya se instalan tuberías de plástico. El resto de las viviendas cuentan con tuberías de cobre. Consulta la memoria de calidades de tu vivienda para saber si tus tuberías son de plástico o de cobre.
Incluso si no piensas instalar un filtro para toda la casa es recomendable cambiar las tuberías metálicas por tuberías de polietileno reticulado (un tipo de plástico que no desprende sustancias tóxicas).
Si no es factible cambiar las tuberías metálicas, puedes optar por situar el filtro cerca del grifo de la cocina e instalar una tubería de polietileno de la salida del filtro a un pequeño grifo en la pila de la cocina, como los grifos que se usan para los pequeños filtros que se colocan bajo el fregadero. Pincha AQUÍ para ver fotos sobre este tipo de instalación, que es muy sencilla y se realiza en poco más de una hora.

El agua es imprescindible para todas las funciones vitales, así como para eliminar residuos y toxinas del cuerpo, pero si el mismo agua contiene toxinas, estamos incrementando la carga de tóxicos en el cuerpo en lugar de disminuirla. Se pone demasiado hincapié en la cantidad de agua diaria que hay que beber, pero no en su calidad, lo cual es mucho más importante. De hecho, cada persona tiene unas necesidades diferentes de agua, que a su vez varían según la época del año y el tipo de actividad que realice entre otros factores. Para saber si se está bebiendo el agua suficiente hay que observar el color de la orina. Una coloración obscura indica que la ingesta de agua es insuficiente.


¿Qué contiene el agua del grifo?

Unos estudios realizados recientemente en USA encontraron que el agua del grifo de 42 de los 50 estados norteamericanos contenía el mismo día al menos 10 contaminantes diferentes.

Cloro

El cloro destruye las bacterias beneficiosas del intestino, la denominada flora intestinal, la vitamina E, así como los glóbulos blancos de la sangre (compuesto en un 90% de agua), lo que contribuye a debilitar nuestro sistema inmunológico. No es casualidad que la mayoría de las enfermedades que más proliferan actualmente sean inmunosupresoras.

El agua clorada aumenta el riesgo de padecer cáncer. El riesgo de cáncer entre las personas que consumen habitualmente agua tratata con cloro es un 93% más alto que entre las que no la consumen.

El cloro del agua del grifo reacciona con el colesterol oxidándolo. El colesterol que contienen los alimentos no sólo no es perjudicial, sino que es necesario para el buen funcionamiento del organismo. Es únicamente el colesterol oxidado el culpable de la arterioesclerosis, puesto que actúa como un radical libre dañando las paredes de las arterias.

El cloro es un oxidante muy poderoso, lo que quiere decir que genera gran cantidad de radicales libres. Muchos expertos consideran que los radicales libres son la causa del envejecimiento y de muchas enfermedades.

El cloro endurece las arterias, contribuyendo a la aparición de afecciones cardiovasculares.

Por increíble que parezca, un estudio realizado en Japón ha detectado que numerosos nutrientes como vitaminas, bioflavonoides y coenzima Q10 entre otros, contenidos en verduras, frutas, té y suplementos nutricionales reaccionan con el cloro del agua creando sustancias cancerígenas.

Un estudio realizado con mujeres embarazadas detectó un riesgo de aborto mucho mayor entre mujeres que bebían 5 o más vasos de agua clorada del grifo en relación con las que no lo bebían. El cloro también puede causar espina bífida entre los recién nacidos.

La inhalación de vapor de cloro, por ejemplo, al tomar una ducha o baño caliente, puede dar origen a problemas de bronquios, sobre todo en los hombres, así como a asma en los niños y a otras patologías del aparato respiratorio.
El vapor de cloro es una toxina muy potente que afecta al cerebro. También se le atribuye un papel importante en el desarrollo del cáncer de mama.

"El cloro es el mayor asesino y mutilador de los tiempos modernos. Aunque previno epidemias de una determinada enfermedad, estaba creando otras. Las epidemias actuales de problemas cardiacos, cáncer y senilidad comenzaron después de que nuestro agua de beber se empezó a clorinar." Saginaw Hospital, Dr. J.M. Price


Perclorato

Sustancia que se relaciona con los problemas de Tiroides.

Dioxinas

Las dioxinas son un derivado tóxico del cloro y son un carcinógeno 300.000 veces más potente que el pesticida DDT, que fue prohibido en los años 50. Hoy en día resultaría muy difícil encontrar algún ser humano al que no se le detectara dioxinas en la sangre.

Patógenos

Algunos patógenos, como la Giardia, el parásito que produce más infecciones en todo el mundo, y el crytosporidium son resistentes al cloro del agua del grifo.

Flúor

El Flúor es un tóxico muy potente. Existen numerosos estudios que relacionan el flúor con patologías tan dispares como artritis, cáncer de huesos, enfisema, Alzheimer y la Deficiencia de Atención con Hiperactividad (ADHD) tan frecuente hoy en día en los niños.

En muchas provincias de España se añade flúor en el agua de suministro municipal.

Evidentemente, es igualmente importante evitar el flúor en los productos de higiene dental como dentífricos, hilo dental o enjuagues bucales.

Tanto el cloro como el flúor bloquean los receptores de yodo de la glándula tiroides, lo que puede dar origen a hipotiroidismo.

Metales Pesados

Más de 260 contaminantes y metales pesados se pueden encontrar en el agua procedente del suministro público. Los más abundantes son cobre, plomo, zinc, hierro, arsénico, aluminio, bario, cromo, níquel, vanadio, flúor, mercurio y atrazina.
 
El Aluminio es el principal responsable de la epidemia actual de Alzheimer. Se añade al agua para ayudar en la eliminación de sedimentos cuando, durante el proceso de filtrado, se hace pasar al agua a través de capas de arena, paso previo a la desinfección con gas de cloro. Estre procedimiento se sigue en casi todas las plantas de tratamiento de agua.
Pincha AQUÍ para más información sobre el aluminio y los problemas de salud que provoca.

PCB

 
Polonio

Recientemente la Dra Hulda Clark ha descubierto que el Polonio es el principal responsable del cáncer. Por increíble que parezca, el polonio, un elemento radioactivo, se encuentra en el agua de suministro municipal, ya que siempre se le añade lejía. Esta información sobre el polonio aparece en el último libro de la Dra. Clark La Cura y Prevención de Todos los Cánceres publicado en el 2008. Según la Dra. Clark el cáncer aparece cuando se bebe agua a la que se le ha añadido lejía no apta para el consumo. Por lo tanto, para prevenir o curar el cáncer es imprescindible instalar este filtro, o cambiarse de casa a una que esté en una zona donde añadan lejía apta para el consumo. Evidentemente, a la larga, incluso la lejía apta para el consumo produce problemas de salud, aunque no cáncer. También contiene los cinco inmunosupresores: PCB, asbestos, metales pesados, colorantes azoicos y benceno.
Actualmente no existe ningún test de laboratorio para saber si el agua del grifo contiene lejía apta o no apta para el consumo. Sólamente es posible saberlo con el sincrómetro ideado por la dra. Clark.
El filtro de agua Fleck 5600 ha sido testado por la doctora Clark, asegurando que filtra el polonio del agua, además de otros muchos contaminantes. La mayoría de los filtros en el mercado no eliminan el polonio ni otros elementos radioactivos, sino todo lo contrario, dado que al haber sido desinfectados con lejía de uso doméstico durante su proceso de fabricación, desprenden radioactividad. Desgraciadamente, el agua embotellada también contiene radioactividad, puesto que generalmente se usa lejía, o agua de suministro público que la contiene, como desinfección durante el proceso de fabricación. No existen niveles mínimos recomendables. Cualquier cantidad por muy pequeña que sea (ppm - partes por millón) provoca mutaciones genéticas y destrucción del ADN. Otra consideración muy importante a tener en cuenta es que la radioactividad fortalece a los parásitos con lo que resulta muy difícil eliminarlos.

Restos de antibióticos, medicamentos, pesticidas y hormonas que se inyectan al ganado para acelerar su crecimiento

A través del agua estamos ingiriendo restos de medicamentos, algunos de los cuales tienen peligrosos efectos secundarios cuando se toman a la vez. También estamos ingiriendo medicamentos prescritos únicamente para uso externo. Por otro lado, hay gente que puede ser alérgica a un determinado medicamento que se encuentre en el agua.

EEUU suministra todo un cóctel de fármacos a través del agua del grifo
Este problema afecta a la población a nivel mundial, no sólo a Estados Unidos.
Artículo publicado en marzo del 2008 en el periódico "El Confidencial".


Pero, el agua de mi casa tiene buen sabor y olor...

Es imposible detectar si el agua está contaminada por el olor, sabor o por su aspecto. Muchos de los contaminantes se detectan en partes por billón. Nuestros sentidos no son capaces de detectar cantidades tan ínfimas.

DrClark


 
¿Por qué un filtro para toda la casa?

Muchas personas tienen un filtro de ósmosis inversa o de carbón activado conectado al grifo del fregadero de la cocina. Lo que implica que siguen utilizando agua no filtrada al utilizar el agua caliente del fregadero, así como en la lavadora, el lavavajillas, al cepillarse los dientes o al lavarse las manos o ducharse en el baño. Tenemos la idea de que la piel constituye una barrera contra los productos tóxicos, pero nada más lejos de la realidad, puesto que la piel tiene una gran capacidad de absorción. De no ser así, los parches anticonceptivos, los parches de morfina para el dolor, o los parches de nicotina para dejar de fumar, no resultarían efectivos. De hecho, los productos que se aplican en la piel se absorben más rápidamente que cuando se ingieren, puesto que pasan directamente al torrente sanguíneo sin ser metabolizados por el hígado, el principal órgano encargado de desintoxicar el organismo.
Al ser la piel el órgano más grande que tenemos (aunque no solemos consideralo como tal), su superficie de absorción es también mayor. Por otro lado, la temperatura elevada del agua aumenta el flujo de sangre en la piel, incrementando la absorción de cloro. En consecuencia, absorbemos mucho más cloro durante la ducha que al beber agua del grifo. Durante un baño de una hora en agua clorada el cuerpo absorbe más cloro que bebiendo agua del grifo durante una semana. Por supuesto, durante el baño o ducha también absorbemos los tóxicos que se encuentran en los productos de higiene corporal como jabón o gel.

Otro de los efectos indeseables del cloro es que destruye la acidez natural de la piel, que es la primera barrera de defensa ante los microbios.

El agua filtrada previene la acumulación de sustancias químicas en el calentador de agua, la lavadora o el lavavajillas, resultando en un aumento considerablemente de su tiempo de vida.

 

¿Por qué la solución no es el agua embotellada?

La mayoría de las marcas españolas de agua embotellada testadas con el sincrómetro contienen radioactividad, así como tóxicos y solventes, procedentes del proceso de embotellado o desprendidos por la botella de plástico. PET, el tipo de plástico transparente que se utiliza normalmente para embotellar el agua, desprende sustancias tóxicas, como los peligrosos ftalatos, solventes como el Xileno y el Tolueno, antimonio o disruptores endocrinos como el bisfenol A (BPA) o los PCBs. También se utiliza antimonio como catalizador en la fabricación de PET.
La cantidad de tóxicos desprendidos de la botella depende de muchos factores, como el tiempo que ha pasado embotellada, el pH del agua, la temperatura de almacenaje o la exposición a la luz del sol.

Algunas de las toxinas detectadas con el sincrómetro en diferentes marcas de agua embotellada son: benceno, Carbon tetrachloride, propyl alcohol y metanol.

Aunque consumas agua embotellada para beber, sigues usando agua contaminada y con sustancias tóxicas como el cloro, PCB, metales pesados, etc, etc para cocinar, lavar frutas y verduras, preparar té o café, fregar los cacharros, hacer la colada, lavarte las manos o ducharte.

El impacto medioambiental del agua embotellada es muy grande. Si te preocupa la ecología y el deterioro de nuestro planeta no deberías comprar agua embotellada. Además de la enorme cantidad de energía que se utiliza tanto en la producción (una botella de un litro requiere para fabricarla cinco litros de agua) como en el trasporte de las botellas, la acumulación de plásticos en los océanos está empezando a resultar preocupante: se ha detectado un conglomerado de plásticos en el océano Pacífico que tiene ya dos veces el tamaño del estado de Tejas y sigue aumentando de forma alarmante. ¡Sólo en USA se consume un BILLÓN de botellas de agua cada semana!

Elevado coste. Suponiendo que una botella cueste 1,5€, supondría unas 1.900 veces más que el precio del agua del grifo.
 
¿Es recomendable beber agua destilada?

Algunos terapeutas recomiendan beber únicamente agua destilada, puesto que está libre de toda clase de toxinas, metales pesados y patógenos. Dado que el agua destilada no contiene ninguna clase de minerales es especialmente útil para desintoxicar y limpiar el organismo, gracias a su capacidad para disolver muchos metales.
Sin embargo, el agua destilada sólo se debe usar durante un periodo corto de tiempo (unas cuantas semanas), puesto que a la larga puede resultar en una pérdida de electrolitos (sodio, potasio y cloro) y minerales como el magnesio, cuya deficiencia puede originar irregularidades en los latidos cardiacos y tensión alta. Cuantos más minerales se pierdan mayor es el riesgo de osteoporosis, osteoartritis e hipotiroidismo.

Dado que las destiladoras también utilizan un pequeño filtro de carbón, y la mayoría se desinfectan con lejía de uso doméstico durante su proceso de fabricación, el filtro contamina el agua que producen. Por otro lado, la Dra. Clark ha detectado rutenio en el agua destilada.

El agua destilada tiende a absorber rápidamente el dióxido de carbono del aire, lo que aumenta su acidez de forma notoria. Cuando mayor es el consumo de agua destilada más ácido se vuelve el pH del cuerpo. El agua ideal para el ser humano debe ser ligeramente alcalina, como el agua filtrada con carbón activo.

El agua destilada ha perdido su estructura cristalina. Puedes ver la alteración que ha sufrido el agua tras su proceso de destilación en las fotos tomadas por el investigador japonés Masaru Emoto, autor del bestseller "Mensajes del Agua".



¿Y el agua alcalina (ionizada)?

Pincha aquí para saber por qué beber agua alcalina no es recomendable.



¿Qué elimina el filtro Fleck 5600?

Cloro y otros compuestos volátiles

Son sustancias que se desprenden del agua en forma de gas o vapor. El carbón activo es el mejor sistema para eliminar los compuestos volátiles. Además del cloro también filtra las cloraminas, otro compuesto que se utiliza en algunas ocasiones como sustituto del cloro en la potabilización, y los trihalometanos (TTHM), que se forman al reaccionar el cloro con el agua.
El agua de suministro público también contiene otras sustancias orgánicas volátiles como pesticidas, benceno, dioxinas, colorantes, acetona, alcohol, formaldehído, solventes, gasolina, glicol, hipoclorito sódico o tricloroetileno.
El filtro Fleck elimina el 99% de los compuestos volátiles presentes en el agua.

Metales pesados

Plomo, cadmio o hierro, procedentes de la corrosión de las cañerías. También filtra otros metales como mercurio, cobre, manganeso y aluminio entre otros.

Polonio

Metal radioactivo presente en el agua. Según la Dra. Clark procede del cloro y la lejía que se utiliza para potabilizar el agua.

Partículas en suspensión

Elimina partículas en suspensión visibles a simple vista como gránulos de tierra, óxidos u otras impurezas.

Bacterias o virus

En el caso de patógenos resistentes al cloro.

Nitratos/nitritos - sulfatos/sulfitos

NO elimina la cal de las aguas duras ni las sales minerales necesarias para el organismo

Sólo elimina el 60% del fluor en el agua. Cantidad más que suficiente si se trata del fluor que presenta el agua de forma natural. Sin embargo, en muchas comunidades y ciudades de España se añade fluor al agua potable. En dicho caso el filtro de carbón no sería suficiente. Para más información sobre métodos para eliminar el agua fluorada pincha Aquí

Válvula Filtro


Funcionamiento del filtro Fleck 5600

Después de dos años investigando todos los sistemas de filtrado de agua existentes en el mercado, la Dra. Clark ha llegado a la conclusión de que el carbón activado es el mejor producto para eliminar el cloro y otros contaminantes. El carbón activo es carbón que ha sido tratado con oxígeno para abrir los millones de pequeños poros entre los átomos de carbono. Con el uso de estas técnicas especiales durante el proceso de fabricación se obtienen carbones altamente porosos. El uso de carbón activado para absorber olores o sustancias coloreadas de gases o líquidos está muy extendido. La amplia superficie del carbón activado proporciona incontables sitios donde quedarán retenidas las sustancias químicas que se encuentren en las cercanías. El carbón activado también elimina sustancias por reacción catalítica, como en el caso del cloro.

El filtro Fleck utiliza el sistema de backwash para purgar el filtro de los contaminantes acumulados y regenerar el carbón para su uso continuado. La Dra. Clark recomienda realizar un backwash cada 6 días. El filtro se debe conectar a un desagüe cercano para eliminar el agua sucia que resulta de limpiar el filtro durante el backwash.

Todos los filtros de carbón activado no están hechos del mismo tipo de carbón. El filtro Fleck está compuesto de carbón procedente de la cáscara del coco. La absorción del carbón de coco es mayor que la de los carbones de origen mineral, cuyo uso principal es la eliminación del cloro.

El agua entra en el tanque del filtro por la parte superior a través de la válvula de entrada, descendiendo a través de los fragmentos que realizan el filtrado hasta llegar al fondo del tanque donde entra en un tubo de aclarado que lo dirige hacia arriba, dejando el filtro por la válvula de salida. Es un dispositivo simple, y por tanto, es muy difícil que se estropee.
Mientras se realiza el backwash el agua circula en sentido contrario. Es decir, va desde el fondo hasta la parte superior, donde el agua junto con las impurezas abandona el filtro. De esta forma, se limpia y se regenera el filtro, sin necesidad de sustituir el carbón activado cada pocos backwashs.
Sin embargo, se debe reemplazar el carbón activado periódicamente, dependiendo del consumo de agua de la vivienda, aproximadamente cada año y medio/ dos años para una familia media de 4 personas. Dado que el filtro contiene 30 kilos de carbón, y cada kilo puede manejar 30m3 de agua, el carbón tiene una duración de unos 900 metros cúbicos de agua. Puedes ver tu consumo en las facturas de agua. Cada 2 años máximo, independientemente del consumo, hay que cambiar el carbón, puesto que al estar en contacto con el agua se deteriora con el tiempo.
El filtro se entrega con el carbón dentro del filtro. Cuando toque el cambio de carbón hay que vaciar el carbón que se encuentra en el interior y substituirlo por carbón nuevo. Recuerda que es importante que sea carbón de coco de origen vegetal, y no carbón mineral como contienen la mayoría de los filtros. Contáctanos si deseas que te enviemos carbón para los reemplazos periódicos.
El cambio de carbón es muy simple, aunque se necesitan dos personas dado el tamaño del filtro. También puede realizar el cambio de carbón un fontanero.

El filtro Fleck 5600 tiene un reloj temporizador que controla cuando se realiza el backwash. Se puede fijar cada cuantos días se realizará el backwash y también a qué hora, por ejemplo, de madrugada, cuando no se necesita agua. La hora se fija girando la rueda central hasta que aparezca la hora deseada en la indentación situada en la parte inferior donde se lee "Time of Day" (pinchar en la foto de la válvula para ampliarla).
Para fijar los días en los que se realizará el backwash hay que deslizar las lengüetas que rodean la ruedecita de la derecha que correspondan a los días en los que deseamos realizar el backwash. Cada lengüeta corresponde a un día. El indicador de color rojo indica el día actual. Supongamos que el indicador rojo apunta al número 1. Si deslizamos la lengüeta del día 2 y del día 8 el filtro realizará un backwash de forma automática cada 6 días ( como recomienda la Dra. Hulda Clark para una familia de 2 a 5 personas) empezando mañana (día 2) a la hora seleccionada.
También es posible realizar un backwash manual en el momento que se desee seleccionando la opción 'backwash' en la rueda central.

El filtro está funcionando normalmente cuando se lee 'In service' en la indentación situada en la parte izquierda de la rueda central.
Si se coloca la palanca situada en la parte trasera del filtro en la posición Bypass se evita que el agua penetre en el filtro, con lo que el agua de la casa no se estaría filtrando. Se utiliza durante la instalación o reparación del filtro, así como durante periodos de ausencia largos cuando se cierra la llave general de agua de la vivienda.


Filtro de agua Fleck 5600:

Filtra el agua de toda la casa, incluida el agua caliente.

Se conecta a una fuente de alimentación.

Fácil instalación (se aconseja que la realice un fontanero) y manejo.

Instrucciones de instalación y uso traducidas al español.

Gracias a su sistema de backwash no es necesario reemplazar cartuchos cada pocos meses como en otro tipo de filtros de carbón, lo cual, a la larga, representa un ahorro considerable.

Contiene 30 kilos de carbón de coco.

Fabricado en USA. Existe servicio técnico en España.

Dos años de garantía.

El depósito interior del filtro que está en contacto con el agua es de HDPE, plástico recomendado por la dra. Clark, dado que no desprende toxinas.

Caudal: 19 litros por minuto.

Dimensiones: 146 cm alto x 25 cm ancho x 25 cm largo. Peso 50 Kilos.

Precio:          comprar


En el precio no está incluido el envío a domicilio.

Una vez que disponemos de agua pura es importante no volver a contaminarla. Por eso, no se debe almacenar en botellas de plástico de agua mineral, que como hemos dicho anteriormente, desprenden toxinas, sino en botellas de cristal. La Dra Clark recomienda las botellas HDPE, elaboradas en polietileno, un tipo de plástico inerte (no desprende toxinas). Al no romperse resultan más prácticas para llevar el agua al trabajo, viajar, etc.


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir