¿Usas el microondas? ¿Sabes que estás destruyendo nutrientes y arriesgando tu salud?

por Dr. Joseph Mercola y Rachael Droege



Traducción de Mónica Gómez Santos

hornos microondas No cabe duda de que el microondas es práctico. Ningún otro aparato te permite calentar la comida en unos segundos. Sin embargo, hay una razón por la que no ha habido un microondas en mi cocina en los últimos 15 años y tampoco en mi consulta, a pesar de la oposición de mis empleados. Es algo que ya sabes de forma intuitiva, pero que te niegas a reconocer dado lo cómodo que resulta su uso.

Algunos de los muchos problemas relacionados con el uso del microondas son:

- Toxinas carcinógenas que se escapan del plástico o del papel que contiene la comida y que van a parar a los alimentos.

- La comida puede alcanzar temperaturas muy elevadas, lo suficiente para causar quemaduras o vapor que pueden hacer explotar, por ejemplo, los biberones de los niños.

- Las verduras y otros alimentos pierden valor y nutrientes anticancerígenos cuando se cocinan en el microondas.

- La estructura química de los alimentos cambia cuando se cocinan en el microondas, con consecuencias desconocidas para la salud.

Hay muy pocos estudios que determinan los cambios que ocurren en la comida cuando se cocinan en el microondas, pero puede tener la seguridad de que los cambios son significativos.

En 1991 una mujer a la que operaron de cadera murió porque la sangre que usaron en la trasfusión se calentó en un microondas. La sangre se calienta de forma rutinaria antes de una trasfusión, pero no en el microondos. El microondas alteró las propiedades sangre y mató a la mujer.

Los microondas también deforman y destruyen las partículas de comida. Un estudio publicado en el número de Noviembre del 2003 de la revista Science of Food and Agriculture señala que el brócoli cocinado en el microondas con un poco de agua perdía hasta el 97% de los antioxidantes beneficiosos que contiene. En comparación, el brócoli al vapor pierde el 11% de sus antioxidantes. El estudio fue realizado por el Laboratorio de Fitoquimica del departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de Murcia.

Además de la pérdida de nutrientes, al cocinar en el microondas se generan nuevos compuestos (denominados compuestos radiolíticos) que son desconocidos para los humanos y que no existen en la naturaleza. No se sabe todavía exactamente que hacen esos compuestos en el cuerpo humano. Será difícil de evaluar, sobre todo cuando hay muchos otros compuestos desconocidos que se han introducido en la dieta a partir de diversas fuentes, como por ejemplo, alimentos modificados genéticamente

Quizá la evidencia más concreta de los peligros que entraña el microondas nos viene del doctor Hans Hertel, un científico suizo, que llevó a cabo un estudio pequeño pero riguroso. Sus conclusiones fueron claras y alarmantes: cuando se cocina con el microondas se alteran de forma significativa los nutrientes de la comida, lo que provocó cambios en la sangre de los participantes en el estudio, que sugieren un deterioro de la misma. Los cambios fueron los siguientes:

Aumento del nivel de colesterol.

Reducción del número de glóbulos rojos.

Aumento de los leucocitos o glóbulos blancos, lo que puede indicar envenenamiento.

Se producen compuestos radiolíticos (compuestos de naturaleza desconocida)

Niveles reducido de hemoglobina, lo que puede indicar anemia.

El doctor Hertel y su equipo publicó los resultados en 1992, pero una organización sueca de comercio, Swiss Association of Dealers for Electro-apparatuses for Households and Industry, consiguió una orden del juzgado prohibiendo al doctor Hertel declarar que los hornos microondas eran peligrosos para la salud. Dicha orden se revocó en 1998, después de que un juzgado suizo declarara que la orden violaba el derecho a la libre expresión, por lo que el doctor Hertel recibió una compensación.

En conclusión: vuelva a utilizar el horno que había relegado al olvido, y regale su microondas a alguien que le caiga mal.

Link al texto original en inglés


Más artículos sobre los peligros de los hornos Microondas



                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir