Omega-3: El secreto para incrementar la Densidad Ósea

Traducción de Mónica Gómez Santos

Numerosos estudios concluyen que mantener un equilibrio saludable entre las grasas Omega-6 y las grasas Omega-3 (dos tipos de ácidos grasos poliinsaturados) es crucial para prevenir enfermedades crónicas como patologías cardiacas, diabetes o cáncer. Sin embargo, un estudio reveló que un mayor ratio de grasas Omega-6 con respecto a grasas Omega-3 implicaba con una menor densidad ósea en la cadera tanto en hombres como mujeres de la tercera edad, lo que eventualmente puede provoca Osteoporosis.

Los investigadores recogieron datos relativos a la dieta y la historia médica mediante un cuestionario que se repartió entre 1.500 hombres y mujeres, con edades comprendidas entre 49 y 50 años. El cuestionario incluía información relativa al consumo de tabaco, alcohol, suplementos vitamínicos, hormonas tiroideas, esteroides y estrógenos y frecuencia con la que se realizaba ejercicio. Se midió la densidad mineral ósea de los participantes y los investigadores llegaron a las siguientes conclusiones:

Los alimentos que contenían grasas Omega-6 eran responsables de una disminución de la densidad ósea en las caderas tanto en hombres como en mujeres de la tercera edad con independencia de que siguieran o no una terapia hormonal.

A mayor proporción entre las grasas Omega-6 y Omega-3 menor era el índice de densidad ósea en los huesos de las caderas de mujeres con independencia de que siguieran o no una terapia hormonal.

Mayor cociente entre grasas Omega-6 y Omega-3

El incremento en el consumo de ácidos Omega-6 (debido principalmente al consumo de aceites vegetales de girasol, maíz y sésamo) se debe a las modernas prácticas agrícolas y a cambios en el procesado de los alimentos. Adicionalmente, la ingesta de ácidos Omega-3 ha decrecido debido al consumo de pescados de piscifactoría alimentados con cereales y cambios en las prácticas ganaderas. Todos estos cambios son los responsables del incremento en el cociente entre las grasas Omega-6 y Omega-3.


Extraído del Artículo de la revista médica American Journal of Clinical Nutrition - Abril 2005



saber más grasas Omega-3




                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir