Programa de Protección Cardiovascular
paquete cardiovascular
Nuestro corazón late cerca de 3 billones de veces a lo largo de nuestra vida y bombea alrededor de 8.000 litros de sangre cada día. El corazón impulsa la sangre arterial rica en oxígeno procedente de los pulmones y la envía a los 70 trillones de células que componen nuestro cuerpo. La sangre aporta a las células el oxígeno y los nutrientes que necesitan, y recoge el dióxido de carbono y los productos de desecho de las mismas.

El mal estado de sistema arterial y del corazón es la causa del 46% de las muertes en hombres y el 54% en mujeres. Actualmente multitud de personas entre 30 y 50 años son operadas por obstrucciones circulatorias. Las compañías farmacéuticas ganan billones de dólares cada año con los fármacos para reducir colesterol, fluidificar la sangre ..., pero numerosos estudios nos revelan que estos fármacos no aumentan la esperanza de vida de los pacientes tratados con ellos, y los efectos secundarios (como la alta incidencia de cáncer) que causan no hacen recomendable su uso. Los nutricionista afirman que un problema causado por la nutrición, sólo puede ser resuelto por la nutrición.

El corazón conecta con el sistema circulatorio, cuya longitud ronda los 96.000 km. Como ya hemos dicho, es el encargado de llevar oxígeno, nutrientes y glóbulos blancos a nuestros órganos, además de recoger los productos de desecho celulares. Por tanto, nuestra salud y rendimiento dependen de un corazón fuerte y una venas, arterias y capilares limpios y elásticos.

A lo largo de nuestra vida el corazón y el sistema circulatorio son dañados por el colesterol LDL, los radicales libres y las subidas de tensión. A medida que las venas y arterias comienzan a sufrir daño se inflaman y el colesterol oxidado comienza a depositarse en estas zonas dañadas que empiezan a engrosar y a calcificarse formando la aterosclerosis. A todo este proceso degenerativo contribuye la alimentación moderna rica en grasas hidrogenadas y azúcares refinados, a la vez que pobre en vitaminas y antioxidantes.

De esta manera el diámetro de nuestras venas y arterias disminuye, con lo cual la oxigenación celular es mucho menor, y los productos de desecho no son eliminados en su totalidad

Los niveles de homocisteína son un factor determinante en la formación de aterosclerosis. La homocisteína es un producto derivado del metabolismo proteico, y aumenta cuando los niveles de vitaminas B2, B6, B12 y ácido fólico no son suficientes en nuestro organismo. Otro parámetro a destacar es la proteína C reactiva, indicador de inflamación vascular, que cuando está elevada supone un riesgo dos veces mayor de padecer un problema coronario.
La vitamina E puede ayudar a mantener el sistema circulatorio sano cuando el proceso inflamatorio comienza.

También debemos saber que las lipoproteínas son un factor de riesgo mayor para la aterosclerosis que el colesterol. La niacina (parte integrante del complejo de vitamina B), junto a la vitamina C y la coenzima Q10, son necesarias para regular los niveles de Iípidos sanguíneos.

El programa de protección cardiovascular incluye magnesio, un mineral beneficioso para el corazón y deficitario en la dieta de la mayor parte de la población. El ginkgo biloba también tiene un efecto positivo sobre la circulación sanguínea.

El programa de protección cardiovascular nos ayuda a tener un corazón más fuerte y unas venas más elásticas.

Paquete de 'Protección Cardiovascular' de la marca DrClark:

1 bote de Vitamina B Complex 500mg 100 cápsulas

1 bote de Vitamina E 400IU 100 cáp

1 bote de L-Arginina 500mg 100 cápsulas

2 botes de extracto de Ginkgo Biloba 60mg 60 cápsulas

1 bote de Coenzima Q10 30mg 100 cápsulas

1 bote de Óxido de Magnesio 300mg 100 cápsulas

Productos de la casa DrClark en conformidad con las directivas de pureza de la Dra Hulda Clark: libre de inmunosupresores como metales pesados, solventes, PCB's, radioactividad o colorantes azoicos

¿Por qué elegir suplementos DrClark?

Paquete para el protocolo de protección cardiovascular de 100 días de duración (el ginkgo durará 120 días). Se puede repetir el programa las veces que se quiera.

Precio:          comprar

Posología.
Arginina: 1 cápsula comida
Coenzima Q10: 1 cápsula cena
Extracto de Ginkgo Biloka: 1 cápsula comida
Óxido de magnesio: 1 cápsula cena
Vitamina B complex: 1 cápsula desayuno
Vitamina E: 1 cápsula desayuno

Tomar las cápsulas con agua después de las comidas.

******* Pincha AQUÍ para adquirir los productos del paquete cardiovascular por separado.

 
Ginkgo Biloba
Más información sobre el Ginkgo Biloba aquí
 
L-Arginina
La arginina es un precursor del óxido nítrico. Sin arginina las células del endotelio (células que recubren la parte interna de los vasos sanguíneos) no pueden producir óxido nítrico. El óxido nítrico es un gas imprescindible para que los vasos sanguíneos se mantengan flexibles y dilatados, a fin de que el flujo sanguíneo fluya ininterrumpidamente, así como para mantener la tensión sanguínea dentro de unos límites saludables. La arginina relaja los músculos que rodean las arterias, lo que hace que las arterias se dilaten y disminuya la presión sanguínea. También contribuye a la elasticidad de las arterias.
En resumen, que una carencia de arginina puede afectar negativamente al funcionamiento del sistema circulatorio por completo.
Al igual que otras funciones corporales la producción de óxido nítrico disminuye con los años, siendo necesario tomar suplementos para mantener un flujo sanguíneo óptimo. Otras causas que pueden originar una deficiencia de arginina son: no consumir o digerir suficiente cantidad de proteína, deficiencias genéticas que hacen que se requiera mayor cantidad de arginina, así como niveles bajos de antioxidantes en el cuerpo y niveles altos de radicales libres.

******* Más información sobre la Arginina AQUÍ

ATENCIÓN: Si se sufre de herpes evitar la arginina, puesto que puede disminuir la capacidad del cuerpo para utilizar lisina, un aminoácido que combate las infecciones de herpes.
Si estás tomando medicación anticoagulante o medicación para la tensión alta consulta a un médico antes de iniciar el programa de protección cardiovascular.


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir