La alta ingesta de productos de harina refinada de trigo provoca estragos en el intestino, donde se encuentra el setenta por ciento del sistema inmunitario. Por tanto, no es de extrañar la alta incidencia de enfermedades autoinmunes como diabetes, Artritis, Alzheimer, lupus, Fibromialgia, esclerosis múltiple, enfermedad de Crohn, etc.

Por otro lado, el trigo es rico en grasas Omega-6, lo que contribuye a distorsionar el ratio entre las grasas Omega 3:Omega-6, causa de numerosas patologías.

La trampa del Trigo y el Gluten por Dr. Colleen Huber

Traducción de Mónica Gómez Santos

El trigo que ingerían nuestros antepasados era muy diferente en forma, calidad y antigenicidad de lo que comemos hoy en día. Hasta el siglo XIX, un periodo muy reciente en la evolución humana, el trigo se mezclaba generalmente con otros cereales y frutos secos. Sólo hace 200 años se empezó a moler el trigo hasta convertirlo en harina blanca refinada de trigo con un alto contenido en gluten. Generalmente, el trigo que la gente come ya no ha sido molido en molinos de piedra a partir de salvado de trigo, como lo elaboraban nuestros antepasados más recientes. A la mayoría de los que estamos vivos hoy nos han alimentado diariamente con productos elaborados con harina blanca de trigo desde que contábamos con pocos meses de vida - antes de que el recubrimiento interior del intestino estuviera preparado para filtrar al torrente sanguíneo otra cosa que no fuera la leche materna.

El problema principal con los cereales como el trigo es el gluten, una proteína grande y compleja, y especialmente la parte llamada gliadina. La proporción de gluten en el trigo ha aumentado espectacularmente gracias a la hibridación. La palabra gluten deriva de la palabra griega que significa pegamento, y sus propiedades elásticas y adhesivas son las que hacen que una rodaja de pan o un trozo de pastel no se desmenucen. Pero cuando ese pegamento entra en contacto con los intestinos interfiere con el metabolismo y absorción de nutrientes de los alimentos que componen esa comida. Y como no tiene casi ningún valor nutricional en sí mismo, poco obtenemos con dicha comida. Incluso las personas que no padecen alergia al trigo están introduciendo en su intestino un pedazo pegajoso que provoca estreñimiento, considerándolo una comida nutritiva. La menor de las reacciones al trigo en una persona es una sensación constante de leve fatiga . De hecho, arruinamos cada una de las comidas del día con uno de los alimentos con más antígenos que hay en el planeta.

En el peor de los casos, enfermedades como artritis reumatoide, lupus, esclerosis múltiple y cáncer como linfoma pueden derivarse de casos graves de enfermedad celiaco o sensibilidad extrema al gluten. En el resto de casos muchos que tienen ocasionalmente diarreas sin ninguna causa, gases e hinchazón intestinal, dolores musculares vagos, infertilidad o confusión mental.

Link al texto original en inglés


harina coco Harina de Coco Bio 1 kg

Deliciosa alternativa al gluten y al trigo

Ideal para celiacos y personas con sensibilidad al gluten. No produce alergias

Certificación ecológica: cocos cultivados sin pesticidas o herbicidas y que no han sido genéticamente modificados.

Apto para vegetarianos y veganos.

Apto para dietas crudas (RAW) puesto que se ha elaborado a una temperatura menor de 40ºC.

La harina presenta una tonalidad crema debido a no se blanquea.

No engorda como el resto de las harinas

Menor contenido en carbohidratos que el resto de las harinas

Mayor contenido en fibra (50%) que el resto de las harinas. El salvado de trigo sólo contiene el 27% de fibra

Apto para diabéticos y personas con candida

Pincha AQUÍ para más información sobre la harina de coco.
comprar
Precio:


Volver a Cereales


Lecturas recomendadas:

- Wheat Belly: Lose the Wheat, Lose the Weight, and Find Your Path Back to Health. William Davis.
- The Guide to a Gluten-free diet. dr Brownstein.


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir